Poema


Después de veinte años.

A Eli

Hacía veinte años que no te veía

estabas en aquella habitación

inquieta, esperando

te tiraste sobre mi y me abrazaste.

Estaba desconcertado

y no sabía que hacer

ni que decir.

Sé que hablamos de muchas cosas

aunque no las recuerdo

sobretodo hablamos de la familia.

¡Qué pena!¿Verdad?

Me duché y salí a la calle

y no miré atrás.

Había una extraña fila

donde me esperaba una chiquilla

que me guardaba el sitio.

Me metí en la fila y una extraña mujer

me quitó el bolígrafo y el papel que tenía

y se lo dio a la joven con secretismo.

La fila comenzó a avanzar

pasábamos delante de puestos de venta

que estaban o bien recogidos o medio vacíos.

De repente me acordé de ti

pasamos delante de la casa

donde hacía un instante había estado contigo

pero estaba vacía y no estabas.

Cuando llegué a la puerta

donde acababa la fila

desperté.

Ahora sé que no volveré a verte.

Después de veinte años

he tenido que despertar

para darme cuenta.

06 de Agosto de 2018

Luis de Laos.

Nunca llevé ropa de marca
nunca estuve en la onda
mas bien estuve viajando en globo,
de discoteca en discoteca.
No me daba tiempo a bajar a la tierra
cada vez que se desinflaba el globo
venía una ráfaga de aire caliente
que me mandaba de nuevo de viaje.
Aunque volaba solo
nunca aterrizaba en islas desiertas
siempre eran bosques frondosos.
Afters con guardabosques forzudos
y Simpson en bicicleta
y duendes
y dragones rojos.
A veces montaba un delfín ovalado
otras me acompañaba un buda cojo
pero siempre viajaba en globo.
Nunca tuve ropa de marca
no me gustaron las modas
sólo me gustaba flotar.

12 de Diciembre de 2017
Luis de laos.

Tormenta

He visto en el cielo nubes negras,

el cielo no se aclara.

¡Hay tronada! ¡Tenemos tormenta para rato!

Gritó furioso el jinete

mientras se acercaba raudo a la frontera entre los dos mundos.

¡Viene tras de mi! ¡Viene el último viento! ¡Viene por nosotros!

Y las hojas se agitaban intentando huir de aquél espectro

y sin ninguna escapatoria,

silbaban de horror.

La tormenta se tragó todo,

hasta la última mota de polvo.

Agitó la tierra, arrancó árboles

y dejó tras de sí toda la letra de un terrible poema.

El jinete, viendo que no tenía escapatoria

se lanzó al abismo de la noche

y con su libre albedrío

consiguió que la Luna dejara de llorar por la tierra.

No quiso volver su mirada atrás,

no quiso recordar el pasado.

Los hijos de la noche aullaron por ella

y lloraron su muerte.

Nunca volvieron a besar sus labios

y no tuvieron una noche de fiesta,

la caza dejó de tener sentido para ellos.

Sin la Luna la noche no se ilumina igual

y el sonido del silencio lo puede todo.

El jinete triste dijo:

Somos el resultado de una causa perdida,

donde pierdes el aliento buscando una escapatoria

y sólo encuentras desolación y muerte a tu paso.

Soy un hijo perdido del mar y del silencio,

sin futuro y sin caballo para galopar

entre las sombras y el empuje del viento.

Ya no me queda nada,

salvo mi pena y la arena en mis manos.

La alegría huye de mi,

la nostalgia es mi única compañera.

Sólo espero la muerte en este hogar sin techo,

en esta tierra seca, frente a este mar mortal.

Esperando de nuevo la tormenta,

con tu figura mirándome en el horizonte

y con una lágrima recorriendo tu cara.

No puedo tocarte y no puedo abrazarte.

¡Quiero besarte hasta morir!

Espérame allí donde se oculta el sol

y la noche es tu única compañera.

Iré cabalgando entre las olas hasta alcanzar la noche

¡Iré hasta donde no ha llegado el mar!

¡Y moriré en tus brazos!

Sólo quiero esto y nada más

y se marchó gritando:

¡Hay tronada!¡Tenemos tormenta para rato!

Y se perdió en el horizonte como huracán que es y será.

10 de Noviembre de 2017

Luis de Laos

 

¿Cuánto tardará el iris de tus ojos en migrar

de tu mirada perdida a un planeta mejor?

Sólo cuando me digas que iremos a un paso más lento que nuestros actos.

Pero cuando sólo queden rojas visiones en la cristalera de mi interior

y las banderas sean nubarrones en la lejanía del mar

seremos capaces de conquistar la libertad

y las trabajadoras serán dueñas de sus objetivos.

07 de Noviembre de 2017

Luis de laos

 

A pesar

Soy presa fácil de la melancolía

pero rompería estas cadenas 

por estar siempre a tu lado.

Lobo Sarnoso.

A pesar de ser presa fácil de la melancolía

y de ser un triste juego del azar

a pesar de no tener ganas de tirar pa´lante

y de no querer avanzar en este río revuelto,

volvería a comenzar a andar

si sólo tu estás a mi lado

caminando, riendo, luchando.

A pesar de ser un paria sin tierra

y no poseer ni un gramo de esperanza

a pesar de no querer compartir mis penas

con un trozo de papel plata,

volvería a caminar

si sólo tu continúas a mi lado

caminando, riendo, luchando.

Aprovecharíamos los días

que estuviéramos juntos

para romper las barreras que nos separa,

romperíamos las cadenas que nos oprime,

saltaríamos las concertinas que nos marca

y ni las heridas nos pararía

de nuestra escapada libertaria.

A pesar de ser un pobre diablo y un pobre idiota

y no tener la más mínima malicia

para engañarte y llevarte a mi lado

dejaría atrás toda noble empresa

con tal de ver tu sonrisa una vez más.

23 de Octubre de 2017

Luis de Laos.

Epitafio

Una vieja gitana me enseñó

en la ficción de mi vida

una gran lección sobre la muerte.

*“Todos vamos a morir y eso no es importante,

lo realmente importante es como vivimos.”

Un viejo y querido anarquista

también me enseñó otra gran lección,

esas que te hacen meditar sobre tu forma de vivir.

Aprendí como debo vivirla,

eligiendo la forma y que nadie puede decidir sobre ella,

salvo uno mismo.

Sin cadenas, sin amos,

viviendo libremente

con optimismo

y alegremente.

Aprendí que vas a morir

pero debes hacerlo con dignidad.

Que si existe la posibilidad debes elegir la forma,

con la gente que tu quieras, en el sitio que elijas

y vivir esos últimos momentos como mejor puedas.

También he aprendido que cualquier duro golpe que te das

es un simple bache que hay que salvar

que sólo tu puedes elegir

si va a ser doloroso o no.

Y lo que elijas serán lágrimas

de desconsuelo o felicidad.

Porque las lágrimas caen

aunque quieras evitarlo

y por ambos lados de la cara

o en el interior

quemando y arrasándolo todo

pero con distinto significado y sabor.

Saben a sal, amor

tristeza, alegría

chocolate, menta

mar, cielo

a Bukowski y a su pájaro azul

a Lorca y su romancero

a Panero y su dulce locura

a Lizano y a su Mundo real poético.

Significan besos, abrazos

momentos en grupo

instantes de soledad,

sexo.

Significan y saben

a jazmín o a dulce miel

a fría mañana de invierno

o a ese dulce sabor amargo de cerveza fresca.

A recuerdos vivos

a penas, a alegrías

a juventud y a vejez

a decisiones

a juegos de niños

o noches eternas

a nubes blancas

y a golosinas.

Pues bien, yo elijo vivir

y sentir esas lágrimas

y a ese sabor a gato libertario

que dejan sobre mi piel.

Quiero vivir con arte, con coraje

con poesía

con alegría.

Y también elijo morir

morir con arte y con la misma alegría

¡Y con la misma poesía!

Rodeado con la gente que quiero

que se sienta su calor y su vitalidad,

sin lágrimas a mi alrededor

¡Celebrando la vida!

Riendo, contando anécdotas

con buen vino,

con buena comida

¡Y porque no!¡Con unos copazos de buen ron, whisky o vodka!

¡Da igual!¡Celebrándolo al fin y al cabo!

Sin tristeza y sin melancolía.

Porque recuerda,

viviré como quiera

y moriré como mejor pueda

o al revés.

Y en mi epitafio pondrá:

Tu, muerte temprana, no me llevas,

yo me dejo llevar.

Tu, pobre muerto en vida,

piensa que tu vida tiene fecha de caducidad

¡Vívela!

06 de Octubre de 2017

Luis de Laos.

*Fiji Cavanaugh personaje de Midnight Texas

No soy nada, ni siquiera soledad

Soy de un barrio obrero que no tenía brillo en las aceras

barrio que quiso ser rumbero

y murió en ese intento por soñar

Soy hijo del pueblo que quiso ser pájaro en vuelo

y al cielo no pudo llegar

Soy basura que arde entre tus brazos

soy combustible quemando soledad

soy el sueño que busca tu beso entre tanta frialdad

No soy nada, ni siquiera soledad

No soy sombra que busca que le muerdan la boca

ni brazo buscando un cuerpo que le quiera abrazar

ni el ojo mirando ciego la luna en el cristal

ni molinero que quiera el grano trabajar

No soy nada, ni siquiera soledad

Soy hijo de un barrio que ahora está siendo modernizado

por los hijos del capital

donde la miseria es la más rica del portal

y en los charcos navegan los barcos cargados de amonal

Soy aprendiz de brujo, poeta sin musa

poema sin palabras de libertad

Soy hijo del agobio, del delirio y de la ciudad

No soy nada, ni siquiera soledad

Viajo tras el rastro del tiempo

sin carnet y sin visado

con los pies descalzos

y la alegría que da la libertad

Las polillas que ocupan mi casa

son las mejores viajeras

en este mundo de soledad

No soy nada, ni siquiera soledad

Quizás sea tu boca en mi cara

besando las lágrimas de un día sin pan

O pájaro al vuelo que surca el techo

de este cielo de cristal

¡No soy nada! ¡Sólo viento en tu ciudad!

Aire puro con ganas de resoplar

y rompo los cristales de esta absurda ciudad

Soy sonrisa en tu boca desdentada

los mofletes rojos a punto de explotar

los labios que besan a quién se deje amar.

Se que fui un vaso vacío de vida

olvidado en cualquier bar

y ahora olvido dónde empecé esta partida

de vasos vacíos, de calles perdidas

de noches colgadas y que pude ganar.

Pero se que no soy nada, ni siquiera soledad.

03 de Octubre de 2017

Luis de Laos

Viene de un tiempo eterno
viaja al lado de la esperanza
viene la figura vieja de la luciérnaga
iluminando el antiguo averno.
Viene iluminando, viene dejando atrás la vieja guerra
viene cantando tras la muralla
viene rompiendo las cadenas,
hijas perdidas del odio
hijas de la ira y de las pateras.
Viene la luciérnaga hija del pueblo a las praderas
viene cantando la vieja serenata
viene alegre, libre y cantora
viene la luciérnaga liberando a nuestras hermanas.
Mírala, viene alumbrando el campo
viene iluminando al viejo, al joven y al retornado
mírala, viene sin remedio
viene buscando al desheredado.
Viene cantando, viene sigilosa
viene tras el carcelero para quemar las rejas
que retiene al hermano encarcelado.
Viene cantando, viene cantando
viene iluminando libertaria
viene alumbrando incendiaria
viene para quedarse en esta tierra de parias.

09 de septiembre de 2017
Luis de Laos.

Algo irracional

 

Millares de minúsculas caricias

que puedes sentirlas en tus viejas manos.

Simiente de una noche de verano

en el jardín de las delicias.

Lo puedes sentir cada mañana

el abrazo fraternal de un mundo sin dioses,

ánimas que danzan sin música

buscando un poco de distancia entre las flores,

es algo que las hace sentir vivas.

¿Puedes sentirlo otra vez?

Es algo irracional y fraudulento,

una canción moderna

donde los huesos se parten con el roce de los pétalos

de aquellos ojos cristalinos.

Los niños son divinidades frágiles

sin cielo en la tierra

juegan al suicidio colectivo de padres y madres,

maduran el ego frente a la muerte.

¿Qué les persigue a cada momento perdido en el mar de la inocencia?

¡Nada!¡Sólo la soledad del viaje!

¿Tú crees que puedes sentirlo?

Si, puedes sentir algo irracional.

Agosto 2017

Luis de Laos.

 

 

La aparición de un nuevo día

representa la escalada existencial

de nuestra vida en el planeta.

El sol sale por levante, visita tu ventana y te saluda.

Con tu mejor sonrisa, o tu cabreo más sonoro,

le devuelves el saludo.

El sol, que es un poderoso caminante,

comienza su recorrido hacia poniente

y ofrece luz y calor que nos mantiene en vida.

¡Jamás podrás negar que su existencia es fundamental para tu felicidad!

Un día lluvioso no es igual que un día soleado,

aunque la lluvia es mensajera de vida,

en su justa medida.

El sol, maravilloso y poderoso astro;

junto con la lluvia, maravillosa y poderosa también;

ayuda a las plantas a brotar sobre la tierra

y crear ese maravilloso jardín que son los bosques,

selvas, campos, huertas, etc.

¿Y el viento?

¡Que gran músico, maravilloso y poderoso!

Agitando los árboles, ventanas, prados

y creando sonoras melodías

cada vez que se agita.

Y alrededor de la tierra hay todo tipo de animales,

con sus sentimientos y ganas de vivir.

¿Acaso la mirada de un perro no es bella?

¿O los ojos de un gato en un tejado no irradian lo bello de la existencia?

¿O un ratón corriendo escurridizo por el suelo no es bello?

¿O un Ñu corriendo por la sabana?

¿Una ballena cantando en el océano?

¿Un lobo aullando a la luna?

¿Y un conejo asustadizo en los prados?

¿O unas leonas cazando?

¿Las abejas recolectando polen?

¿Y las aves al vuelo?

¡Eso si es belleza!

¿O la lágrima que se derrama por la pérdida de un ser querido

no es la mejor prueba de nuestra más bella existencia?

¡Que bello es el amor!

¡Vaya prueba!

¡Que bello es vivir!

¡Que bello es morir!

¡Que bello eres tú!

¿Acaso ver crecer una flor en un jardín

y ver cómo ofrecen sus colores a tus ojos

no es la mejor prueba de belleza?

¿O ver anochecer y contemplar el firmamento luminoso,

no es una prueba de vida?

Para mí eso vale,

otras necesitan más.

Pero yo sólo necesito esto

¡Tan poquito y tan potente!

Levantarme por la mañana, saludar al sol

y contemplar la vida a mi alrededor.

¡Nada más!

29 de agosto de 2017

Luis de Laos.

Página siguiente »