cansancio


Noche calurosa

La noche en Carabanchel se ve muy distinta a la de Madrid

se ve con ojos de obrero

cansados

llenos de lucha y dignidad

de tiempo perdido

y juventud agotada;

cómo en El boulevard de los sueños rotos.

He perdido.

He perdido algo y no sé qué es.

Quizás sea el resplandor nocturno

o el candor del cielo estrellado

en esta noche de Agosto.

He perdido.

He perdido algo y no sé qué es.

No se ve igual la noche desde unos ojos vendados

ni se siente igual el aire que la agita.

El olor de la calle se impregna en la piel

y el calor humano derrite el asfalto.

La noche, arropada por el Smog

abraza el sueño del fracaso

y espera de nuevo un nuevo amanecer

que se deje ver desde los ojos del obrero;

cansados y llenos de lucha

de tiempo perdido

y dignidad revalorizada.

¿Perdía algo en tu corazón?

He perdido,

he perdido algo y no sé qué es.

Noche calurosa del 15 de Agosto de 2016

Luis de Laos.

Después de veinte años.

A Eli

Hacía veinte años que no te veía

estabas en aquella habitación

inquieta, esperando

te tiraste sobre mi y me abrazaste.

Estaba desconcertado

y no sabía que hacer

ni que decir.

Sé que hablamos de muchas cosas

aunque no las recuerdo

sobretodo hablamos de la familia.

¡Qué pena!¿Verdad?

Me duché y salí a la calle

y no miré atrás.

Había una extraña fila

donde me esperaba una chiquilla

que me guardaba el sitio.

Me metí en la fila y una extraña mujer

me quitó el bolígrafo y el papel que tenía

y se lo dio a la joven con secretismo.

La fila comenzó a avanzar

pasábamos delante de puestos de venta

que estaban o bien recogidos o medio vacíos.

De repente me acordé de ti

pasamos delante de la casa

donde hacía un instante había estado contigo

pero estaba vacía y no estabas.

Cuando llegué a la puerta

donde acababa la fila

desperté.

Ahora sé que no volveré a verte.

Después de veinte años

he tenido que despertar

para darme cuenta.

06 de Agosto de 2018

Luis de Laos.

A pesar

Soy presa fácil de la melancolía

pero rompería estas cadenas 

por estar siempre a tu lado.

Lobo Sarnoso.

A pesar de ser presa fácil de la melancolía

y de ser un triste juego del azar

a pesar de no tener ganas de tirar pa´lante

y de no querer avanzar en este río revuelto,

volvería a comenzar a andar

si sólo tu estás a mi lado

caminando, riendo, luchando.

A pesar de ser un paria sin tierra

y no poseer ni un gramo de esperanza

a pesar de no querer compartir mis penas

con un trozo de papel plata,

volvería a caminar

si sólo tu continúas a mi lado

caminando, riendo, luchando.

Aprovecharíamos los días

que estuviéramos juntos

para romper las barreras que nos separa,

romperíamos las cadenas que nos oprime,

saltaríamos las concertinas que nos marca

y ni las heridas nos pararía

de nuestra escapada libertaria.

A pesar de ser un pobre diablo y un pobre idiota

y no tener la más mínima malicia

para engañarte y llevarte a mi lado

dejaría atrás toda noble empresa

con tal de ver tu sonrisa una vez más.

23 de Octubre de 2017

Luis de Laos.

No soy nada, ni siquiera soledad

Soy de un barrio obrero que no tenía brillo en las aceras

barrio que quiso ser rumbero

y murió en ese intento por soñar

Soy hijo del pueblo que quiso ser pájaro en vuelo

y al cielo no pudo llegar

Soy basura que arde entre tus brazos

soy combustible quemando soledad

soy el sueño que busca tu beso entre tanta frialdad

No soy nada, ni siquiera soledad

No soy sombra que busca que le muerdan la boca

ni brazo buscando un cuerpo que le quiera abrazar

ni el ojo mirando ciego la luna en el cristal

ni molinero que quiera el grano trabajar

No soy nada, ni siquiera soledad

Soy hijo de un barrio que ahora está siendo modernizado

por los hijos del capital

donde la miseria es la más rica del portal

y en los charcos navegan los barcos cargados de amonal

Soy aprendiz de brujo, poeta sin musa

poema sin palabras de libertad

Soy hijo del agobio, del delirio y de la ciudad

No soy nada, ni siquiera soledad

Viajo tras el rastro del tiempo

sin carnet y sin visado

con los pies descalzos

y la alegría que da la libertad

Las polillas que ocupan mi casa

son las mejores viajeras

en este mundo de soledad

No soy nada, ni siquiera soledad

Quizás sea tu boca en mi cara

besando las lágrimas de un día sin pan

O pájaro al vuelo que surca el techo

de este cielo de cristal

¡No soy nada! ¡Sólo viento en tu ciudad!

Aire puro con ganas de resoplar

y rompo los cristales de esta absurda ciudad

Soy sonrisa en tu boca desdentada

los mofletes rojos a punto de explotar

los labios que besan a quién se deje amar.

Se que fui un vaso vacío de vida

olvidado en cualquier bar

y ahora olvido dónde empecé esta partida

de vasos vacíos, de calles perdidas

de noches colgadas y que pude ganar.

Pero se que no soy nada, ni siquiera soledad.

03 de Octubre de 2017

Luis de Laos

Soy un poeta maldito

pájaro viejo y melancólico

que surca sin alas

el cielo de los sueños.

Soy un poeta de mierda

lobo sarnoso y enamoradizo

mi morada es el bosque

de los malditos.

Soy un poeta harapiento

un niño que perdió su alegría

y se nutre de sabiduría

retando valiente al viento.

Soy la prosa perdida

el verso que llora por tus besos

lobo que lame su herida

pájaro que rompe los cielos.

Soy un poeta de mierda

pájaro viejo y melancólico

(azul por dentro)

lobo sarnoso enamorado de la luna

el niño perdido que escribe versos.

 

24 de agosto de 2017

Luis de Laos.

 

“El reloj pasa y los amigos se pierden

el susurro del tiempo es un mal enemigo

que canta las viejas heridas de un corazón marchito

y los viejos amigos vuelven si no los quieres olvidar.”

Lobo Sarnoso

Corazón marchito

Con dos copas de más aprendimos a volar

con dos copas de más aprendimos a soñar

con dos copas de más aprendimos a llorar

con dos copas de más aprendimos a olvidar

Se perdieron los viejos recuerdos

olvidamos las idas y venidas del Madrid añejo

de calles oscuras e historias de viejos bandoleros.

Las noches se fundieron en mil elementos

las estrellas fueron nuestras luces de contrabando

y cada luna llena fue un chivato en nuestras manos.

Llovía en nuestros zapatos y palabras vacías en nuestros labios

nuestras viejas batallas nunca fueron batallas

y de nuestros ojos vidriosos sólo brotaban lágrimas de cocodrilo.

Esas lágrimas eran saciadas

con el neón de un pelotazo de alcohol podrido

y no había mirada que nos alegrara

ni rubia que nos saciara

ni papel que nos librara de aquella vieja batalla

que perdimos cada noche que salimos sin vivir.

Nos perdimos en la noche en un Madrid podrido

jugamos al juego de los perdedores

y perdimos la vida por aparentar existir.

 

¡A pesar de todo mereció la pena!

22 de agosto de 2017

Luis de Laos

La noche no volvió a tener tu mirada

¿Es por mi, es por ti o es por todo?
¿Es porque estoy anulado?
¿Es porque así lo quiso un Dios menor?
¿Es por amor o es para sufrir dolor?
¿Es un te quise pero no,
o es un doloroso para siempre?
¿Es por mi o por tu insensata locura?
¿Es porque si, o es que quizás no sucedió?
¿Es por ti o por el dolor de un corazón errático?
¡No lo se!
Pero se que la noche no volvió a tener tu mirada
y mi corazón florido no supo llorar.

07 de Agosto de 2017
Luis de Laos

¡Ah! ¡La soledad! ¡Que duro castigo!
¡Puedes estar rodeado de tus mejores amigos
y estar más solo que la una!
¡Ah! ¡La soledad! ¡Bendita bendición! ¡A veces!
¡Puedes estar rodeado de los que más quieres
y estar deseando la soledad!
¡Ah! ¡La soledad! ¡Que deseo con barrotes!
¡Que losa más pesada!
¡Que vida solitaria!
¡Ah!¡La soledad!
¡Ni pan sin agua, ni agua en los ríos!
Solo el canto del agua surcando el bosque
y los pensamientos huyendo del bullicio.
Sólo ruido en la noche y silencio en mi sino.
¡Ah!¡La soledad!
¡Maldita losa!¡Maldita verdad!
Y que bien se está en la más absoluta soledad
sin oir llorar al niño,
sin oírlo en sus juegos,
ni berrinches,
ni lamentos.
Que bien se está sin oir la aspiradora,
ni los gritos de los vecinos,
ni a los vecinos jodiendo,
ni oírlos gemir,
ni cantar,
ni corriendo.
¡Ah!¡La soledad!¡Que gran invento!
¡Aquí estoy, solo!¡Escribiendo!
Sobre la soledad que ya no siento
Ya que tu estás en mis pensamientos
y se que esto lo estás leyendo.
¡Ya no me siento solo!
¡La soledad!¡Que gran invento!

08 de Agosto de 2017
Luis de Laos

 

¡Que sueño tengo!

¡Llevo todo el día durmiendo!

Duermo con la persiana cerrada para que no entre la luz,

también cierro la puerta de la habitación

evito ruidos inesperados.

Descuelgo el teléfono para no recibir llamadas molestas.

Duermo a ratos,

con un ojo abierto y el otro cerrado;

cualquier ruido me desvela

y no me deja dormir.

Ahora en verano sudo como un condenado

y me despeloto para dormir.

¡Todo me molesta!

¡Ahí! ¡Con los Lereles libres, colgando!

No tengo aire acondicionado en casa

y sudo como un pollo asado por este calor de verano.

Hoy me acosté sobre las ocho y media o nueve,

no lo sé, no soy consciente de cómo lo hice.

¡Desde el sofá a la cama!

¡Y no sé cómo llegué allí!

¿Me levanté como un bailarín de ballet y llegué danzando?

¿Me dejé llevar como el polen empujado por el viento?

Seguramente dando tumbos de una pared a otra, medio sonámbulo.

¡Cómo un zombi yendo al trabajo!

El caso que apenas duermo

Me despierto cada hora y me vuelvo a dormir.

Así hasta que mi cabeza dice ¡Basta!

Y mi cuerpo adormecido se levanta sin ganas.

 

Me preparé la comida, Hummus de garbanzos.

Comí e intenté dormir.

Me tomé una infusión y caí rendido.

Y así hasta que mi cuerpo dijo de nuevo ¡Basta!

Y mi cabeza resacosa se despertó sin querer comenzar a trabajar.

¡Me levanté sin ganas de ná!

¡Con el hastío que da dormir de día!

Hoy tengo un sueño de mil demonios

estoy cabreado y mañana lo estaré más.

Porque el cansancio se acumula

y lo que no descansas no lo vuelves a recuperar

hasta pasado un tiempo.

Pero el cabreo sigue ahí hasta que te pegas una hostia contra algo

o te tropiezas y te das en el dedo más frágil del pie

y te echas a llorar como un bebe con hambre,

con tus lágrimas de cocodrilo,

tus sollozos y lamentos de niño pequeño.

Y en ese momento te despiertas como por arte de magia

y te vuelves a tropezar con algún esquinazo

pero no porque estés dormido

porque eres un torpe y siempre lo haces con algo.

Y en ese momento te acuerdas de todo y de todas.

¡Menos mal que esto es por poco tiempo

y dentro de nada volveré a no dormir por las noches!

¡Y ese es otro cantar!

 

03 de agosto de 2017

Luis de Laos.